Proyecto de integración Escuela Violeta Parra

A mediados del segundo semestre, el curso IIºA a cargo del profesor Andrés Melis realizó un proyecto de integración y convivencia escolar junto a la Escuela Violeta Parra, ubicada en el sector de Chorrillos Alto, Viña del Mar; recinto que cuenta con no más de 150 alumnos. Nuestro objetivo consistió en conocer, compartir, relacionarnos con una realidad diferente y aprender unos de otros. Para lograr nuestra finalidad tuvimos la idea de llevar a cabo actividades recreativas, donde desarrollamos diversos talleres, como por ejemplo zumba, cocina y música, entre otros. Los niños pudieron entenderse e interactuar, jugando y divirtiéndose a la vez. La Directora de la escuela y su equipo seleccionaron a los cursos de 4ºs y 7ºs Básico para participar con nosotros.

El Colegio Alemán y la Escuela Violeta Parra, ubicada en la Población Cardenal Caro de Viña del Mar, se comenzaron a relacionar en el año 2010 y desde entonces han realizado en conjunto varios proyectos, tales como capacitaciones a profesores así como el intercambio pedagógico, todo enmarcado en el concepto de extensión social y de intercambio cultural entre ambas comunidades.

En primer lugar, se organizó una comisión constituida por alumnos del IIºA, quienes acordaron fechas, tipos de talleres y días de encuentro. Finalmente, se determinaron tres días para llevar a cabo el proyecto, se realizaron dos días en la Escuela y un día en nuestro Colegio. Aquellos días de integración comenzaban a las 14:30 hrs. hasta las 17:30 hrs. aproximadamente, donde dos horas se utilizaron para los talleres y una para la convivencia general.

Escuela Violeta Parra 1

Si bien planificamos mantener esa dinámica en cada encuentro, fuimos descubriendo que la reflexión y la flexibilidad son fundamentales para el éxito de una iniciativa como ésta, pues -por ejemplo- el segundo día casi todos los niños que recibimos en nuestras dependencias deseaban participar en el taller de cocina, lo que implicó reasignar nuestras fuerzas y nuestros recursos. A los chicos, por cierto, les impresionó conocer nuestras instalaciones y creemos que fue un gran acierto haber abierto las puertas del colegio a otra escuela cercana.

El último día fue el más significativo para todos, pues fue el día en que más participación hubo, tanto nuestra como de los alumnos de la escuela. Fue gratificante, por ejemplo, que los niños más pequeños recordaran nuestros nombres, alguna anécdota o detalle que hiciera de esa instancia algo más familiar y cercano. Una de las postales de la jornada fue el partido entre nuestro IIºA y la selección de fútbol de la escuela, pues las graderías se llenaron de niños de ambos bandos que apoyaban a sus compañeros en un ambiente de respeto y alegría.

En general, hubo muchos alumnos bastante motivados que ayudaron a que este proyecto finalizara según los objetivos propuestos. Podemos hablar de una experiencia única, donde se entabló una relación amistosa entre ambas instituciones, beneficiosa para nuestro conocimiento y crecimiento personal. Nos agradó pasar tiempo con ellos, fue grato compartir y aprender de otros mediante un proyecto lleno de alegría y, finalmente, nos satisface saber que los niños de la Escuela Violeta Parra se divirtieron y aprendieron de nosotros, así como nosotros de ellos. Agradecemos el apoyo y la colaboración de nuestro profesor jefe Andrés Melis.

María Alicia Fernández Navarro, IIºA