Conmemoración del término de la 1ª Guerra Mundial en Iglesia Anglicana

 

Este domingo se conmemoró el Centenario de un día muy importante para la Historia Universal: El 11 de noviembre de 1918, se firmó el armisticio que puso término a los enfrentamientos de la Primera Guerra Mundial en el oeste de Europa. Lo firmaron representantes de Francia, Gran Bretaña y El Imperio Alemán, en un vagón de ferrocarril en la ciudad Compiègne al norte de Francia.

 

Mediante un acto conmemorativo, representantes de instituciones alemanas e inglesas de la Vª Región recordaron este acontecimiento en el marco de una misa en la Iglesia Anglicana St. Paul en el Cerro Concepción.

 

La Guerra duró cuatro años, incumbiendo no solo a los europeos sino también enemistándolos. También las comunidades inglesas y alemanas en Valparaíso que siempre tuvieron una relación cercana y amistosa, fueron divididas. Muchos hombres se fueron a Europa para luchar por las naciones de sus antepasados, de las cuales continuaban sintiéndose cercanos. No fueron pocos los que cayeron en los campos de batalla de Europa, lejos de sus seres queridos en América del Sur. A las once horas de la mañana, en el momento cuando entró en vigor el armisticio, los asistentes de la misa recordaron esto con un minuto de silencio por estos caídos y los más de 17 millones de fallecidos arrojó la Primera Guerra Mundial.

 

Hasta el día de hoy esto nos demuestra que debemos oponernos a los nacionalismos que están surgiendo en todo el mundo y que han provocado no solo esta Guerra si no muchas más.

 

La misa culminó con un gesto de juramento de los alumnos representantes de los Colegios St. Peters, St. Margarets, Mackay y del Colegio Alemán de Valparaíso. Hicieron la promesa de promover la paz y justicia en el mundo y ayudar dentro de sus posibilidades a sanar las heridas de las guerras pasadas y presentes.

 

Thore Dietrich, Profesor de Historia